Cristales rotos

blondie titulo

Hay dos canciones que siempre me han parecido muy similares, el «Heart of Glass» de Blondie y «I Love the Sound of Breaking Glass» de Nick Lowe. Y como ambas llevan la palabra «glass» en el título, he pensado por qué no hacer un playlist de canciones que tienen que ver con el cristal; y si encima se puede romper, miel sobre hojuelas. 

Ambas canciones tienen un tufo disco que en principio echa un poco para atrás, pero luego acaba molando. El ritmillo quebrado que marcan bajo y batería es el eje de ambas canciones y es pegadizo y gomoso, como un chicle con azúcar. El efecto en la voz de D. Harry en la canción de Blondie y el sintetizador que planea por detrás le dan un toque más disco que la canción de Lowe; cada uno hace lo que puede con el presupuesto que maneja. Lowe suple la escasez de medios con bizarradas, guitarra funk y un pianista que parece caer repetidas veces sobre el piano. 

jay reatard rompiendo cristales con alevosía y nocturnidad.

Otro que le dio al cristal roto fue Jay Reatard. En el año 2007 In The Red Records le sacó un EP de doce pulgadas titulado «Night of Broken Glass». El EP contiene cuatro canciones, aunque el minutaje total del disco no llega a los ocho minutos y medio. La cosa empieza con el sonido de cristales rompiéndose, por si alguien no había mirado la portada del disco. Este EP salió poco después del primer disco de Reatard en solitario, también editado por In The Red. Este fue el punto de inflexión, dónde Jay empezó a pensar en quitarse el apelativo de Reatard y donde sus influencias de más allá del punk: Wire, The Adverts, Flyin’ Nun Records, empiezan a codearse con los Ramones y Devo. La rabia de los Reatards sigue ahí, pero no tan en tu puta cara. El chaval había comenzado a madurar y a pensar antes de actuar.

Vamos a insistir con los cristales rotos. Thomas Function, banda de Alabama con un cantante muy particular y canciones como soles que sacó un par de discos y un puñados de singles a finales de los cero ceros nadaban en un mar de cristales rotos en su primer y mejor disco, «Celebration». La canción es «Swiming in a Sea of Broken Glass». Para su segundo ficharon con Fat Possum y parecía que iban a ser muy grandes pero por razones que desconozco, la cosa se desinfló y la banda desapareció sin dejar mucho rastro.

thomas function, glass on the grass

Yo llegúe a verlos dos veces en directo y sabían combinar muy bien las melodías de sus discos con el sudor y la energía del directo. El cantante, Josh, sacó luego un single con otra banda, Bazooka, que está bastante bien también. En su primer disco también había una canción titulada «Snake in the Grass», que viene que ni pintada para presentar el siguiente tema.

Si romper cristales es algo que todos hemos hecho, qué me cuentas sobre segar cristal con la máquina de cortar el césped, eh? Me flipan las canciones con conceptos jodidos, como ésta de Lavender Flu, la banda del guitarrista de los difuntos Hunches, Chris Gunn, Scott Simmons (miembro de Eat Skull) y su hermano Lucas.

el resfriado de lavanda cortando el cristal.

Pero si el título de la canción me hace salivar como un perro viendo un anuncio de Royal Canin, estos llevan el jodimiento un paso más allá. El disco titulado «Mow The Glass» no tiene ninguna canción con el mísmo título. Pero el disco posterior, «Barbarian Dust», sí tiene una canción titulada «Mow The Glass». 

Sigamos con conceptos jodidos. No sé si es algo premeditado o no, pero los dos discos de los australianos Total Control comienzan con una canción de cristal. Henge Beat, su primer disco y uno de los discos con la portada más fea que existen (y no contentos con ese record, la portada es doble y despliega su fealdad por ambos lados) lo abre «See More Glass». Con Tipical System, su segundo larga duración, no se comieron el tarro y la canción que lo abre se titula simplemente «Glass». Total Control es la salida de madre de Mickey Young, guitarra y cabeza pensante de Eddy Current Suppression Ring.

el segundo disco de los control total también contiene trazas de cristal

Huyendo de la fama que se le venía encima con su grupo madre (a finales de la década pasada, ECSR llenaban estadios y su música sonaba en un anuncio de coches), Mickey salió por peteneras con Total Control, banda donde la electrónica y las letras de Daniel Stewart (DX para los amigos) toman protagonismo, para desespero de los miles de fans de las guitarras minimalistas, que esperaban otro disco de ECSR como agua en Mayo.

Y para acabar la tanda de conceptos jodidos, los Beatles. No que los Beatles fueran un concepto jodido, que también, sino que en su álbum homónimo sacaron una canción titulada cebolla de cristal («Glass Onion»), y cuando escucho esa canción no puedo dejar de pensar en alguien dándole un mordisco a una cebolla de cristal. Tampoco es que darle un mordisco a una cebolla normal sea menos desagradable, pero bueno, siempre será mejor apestar a cebolla que tener esquirlas de cristal entre los dientes de por vida.

Otro uso muy recurrente del cristal, sobre todo en relatos de piratas y de aventuras en general es el ojo de cristal.

el ego de richard era tan grande, que ni nombrando los discos le dejaba a linda ir primero. la burra delante…

En este caso son Linda y Richard Thompson los que le componen una tonada al ojo de cristal en su disco Hokey Pockey. La canción? «Smiffy’s Glass Eye».

Arthruly le da una vuelta más al concepto y en vez de mirar con un ojo de cristal, él mira con sus ojos a través de una lupa.

arturo y su lupa de aumento.

La canción con ese título («Looking Glass») se puede encontrar en el disco doble póstumo de Love que editó Sundazed a finales de la década pasada, «Love Lost». Según las notas del disco, esas canciones fueron grabadas en 1971 para lo que iba a ser un disco titulado «Dear You». El disco es un pelín irregular, pero solo por las demos de Arturo con su guitarra acústica, ya merece la pena. Se suele decir que Love después de la triada clásica parece otra banda y no merece mucho la pena, pero yo soy de los que piensan que esa es una de las falacias más grandes que existen. De Love se aprovecha todo y ya puestos a reivindicar, diré que el disco en solitario de Arturo, «Vindicator» (lo pillas?), es igual de bueno o mejor que cualquier disco de Love en los setenta. 

Voy a acabar con dos de mis títulos favoritos.

una vuelta en burra, un penique y un vaso, quién necesita más?

El primero es «Donkey Rides, a Penny, a Glass», tema de la cara B del último single, «The Universal» de los Small Faces etapa Immediate. Aquí no se refieren al cristal como material, sino a un vaso (de cristal, se supone) pero el título da para mil interpretaciones y por eso me ha gustado siempre. La foto es de la portada de la edición holandesa del single.

lester bowie y su banda de chalados.

El último es «That the Evening Sky Fell Through the Glass Wall and We Stood Alone Somewhere», que es todavía mejor porque de alguna manera, le queda perfecto a la canción en cuestión. Pégale una escucha si no me crees. 

Hay muchas más canciones relacionada con los vasos y el cristal, pero estas han sido las primera que encontré rebuscando entre mis discos. 

N del A: para la publicación de este artículo no se maltrató a ningún animal (ni vegetal) ni se hizo uso de Google ni de ninguna otra arma de destrucción mental masiva. 

Cristales en la sopa

4 comentarios en «Cristales rotos»

  1. maridar esquirlas de cristal y beatles, yeah!, a alguno le romperá la cabeza pero justamente se habla de su álbum con más esquirlas sonoras. habemus playlist para la semana entrante, danke!!!

    1. cierto es, no lo había pensado, pero eso es un hecho, el album blanco es una especie de collage. cojonudo, pero un collage de esquirlas sonoras, cada una de su madre y su padre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *