La danza ebria de los electrones. Ruth White

Ruth White

Lo interesante de los experimentos son los resultados, no el experimento en sí. Usualmente en el terreno artístico se tiende a sobrevalorar lo experimental al margen de lo que depare por el simple hecho de intentar expandir las fronteras de lo hecho hasta el momento. Pero si los hallazgos del experimento no tienen valor por sí mismos, es difícil de justificar la valía de dicho experimento, por mucho que se haya adentrado en territorios inexplorados. Resultados, queremos resultados.

(más…)

Lee Hazlewood y las reediciones con pelusilla

logo

Se ha escrito poco sobre Lee Hazlewood. DJ y productor de éxitos en los 50, cowboy psicodélico en los 60, Hazlewood se retiró prematuramente en los 70 al igual que su discípulo Phil Spector.

Con motivo del lanzamiento de parte de su catálogo por parte de Munster Records, analizaremos su vida y milagros a través de una serie de entradas que intentarán aportar algo de luz sobre una de las figuras más oscuras del negocio musical del siglo pasado.

(más…)

El Instituto Geográfico Secreter presenta: el Nuevo Mapa Fonográfico y Emocional de Barcelona adaptado a las necesidades del siglo XXI (cara A)

barna02

«Ciudad que apesta. Siempre llena de mierda», cantaba la muy forera Banda Muerta en «Barcelona», canción de su maqueta póstuma de 2017. La ciudad condal es hoy lo que siempre quiso ser: cosmopoli(LL)a y asquerosa. Es una capital wannabe de algo que no sabe concretar ni ella misma. En el fondo es mejor así, se hace querer. Es curioso que de tan moderna y urgente se ha olvidado de algo fundamental: actualizar su mapa sonoro. A la gente aún se le llena la boca de Serrat, Trogloditas y bolas de alcanfor con el siglo XXI a punto de devorar su primer cuarto. Le ponemos remedio:

(más…)

Sexo, cocina y cintas de vídeo: Secrets

nancy360

La nostalgia, la añoranza y la melancolía son aflicciones estériles propias de mentes débiles y totalmente ajenas a mi proceder estoico y funcional. Ese tipo de fútiles pensamientos ni siquiera me los planteo, mi sabia y pragmática naturaleza me lo impide. Si bien, tengo que reconocer que, en lo más profundo de mi interior, durante el último año he sentido dentro de mí un vacío cuyo hallazgo ha llegado incluso a turbarme. Quizás sea eso que vosotros vagamente llamáis sentimientos. Esta extraña desdicha vino dada por la aceptación del fin de un ciclo vital: mi vida en Madrid. 

(más…)